orgullosa por siempre

MASIFICANDO EL GAS NATURAL DILAPIDANDO EL FISE

Es un uso ineficiente de recursos administrados por el gobierno

Publicado: 2022-04-28

El gobierno ha hecho suyo la letanía de la masificación del gas natural (GN) para abaratar el costo de la energía en los hogares, que hoy utilizan mayoritariamente el gas licuado de petróleo (GLP), que a la fecha tiene un precio al público de entre 50 y 65 soles por balón de 10 Kg, dependiendo de la región y del distrito.

Es una perogrullada afirmar que a las empresas concesionarias de distribución de GN por red de ductos, la economía y finanzas de sus negocios les cierra con los grandes consumidores, y que para atender a los domicilios tienen que practicar subsidios cruzados.

Grandes nichos de alto consumo en orden de prelación de mayor a menor son: las termoeléctricas; la industria de uso intensivo de energía, que son unas pocas y el sector vehicular de servicio público. Cuando hay ausencia de uno o varios de estos sectores, la concesión no es atractiva para invertir y el financiamiento corresponde a los recursos que manejan los gobiernos; desde el año 2012, el FISE (Fondo de Inclusión Social Energética).

El fondo capta sus recursos de cargos a: los consumidores mayoristas de electricidad (más de 250 Kilovatios de capacidad), los que usamos el GLP y los que usan GN, que en este caso somos casi todos porque lo asumimos dentro del costo de la electricidad.

La recaudación anual del FISE es del orden de 180 millones de dólares (MMUS$) en el mejor de los casos, los que se usan en su totalidad en cuatro rubros: 1) financiamiento de las conexiones de GN a los domicilios y conversiones de vehículos de gasolina a GN, 2) electrificación de zonas rurales con energías renovables, 3) compensación de la tarifa eléctrica para zonas aisladas, y 4) promoción del GLP en zonas vulnerables, incluye provisión de cocina y bono de descuento por balón de 10 Kg.

A pesar que hoy ingresos y egresos prácticamente calzan, de los períodos donde la recaudación superó al gasto, el FISE cuenta con un patrimonio del orden de 343 MMUS$, que sería el monto que utilizarían para masificar el GN.

Utilizando las cifras de Proinversión en su programa de masificación de 7 regiones, el costo de tendido de redes por consumidor es de 1,952 US$, si se le adiciona el derecho de conexión, el costo de acometida, las instalaciones de interiores y el IGV, la cifra asciende a 2,683 US$, esto significa que si se usa la totalidad del patrimonio del FISE, se podría atender a tan solo 128 mil domicilios, de un total de 5.4 millones pendientes de atender en zonas urbanas.

Dos interrogantes afloran: ¿cómo se financiarán los domicilios faltantes?, ¿es una manera eficiente de usar los recursos? La única manera de seguir en la tarea masificadora sería incrementar cargos al consumidor, lo que sería un despropósito; y en segundo término, evaluada la inversión a la tasa de descuento utilizada en estos proyectos (12% anual en US$), y al tipo de cambio de 3.75 soles/dólar; el costo mensual sería de 107 soles, casi el doble del costo de un balón. Es decir, podría regalarse el balón al consumidor y se gastaría la mitad del fondo. A todas luces un despilfarro.

La narrativa de masificación olvida que mientras se predica el uso de energías renovables, se promueve el uso de un recurso no renovable, encima con dispendio de recursos obtenidos del consumidor. Es hora que en el gobierno hagan bien sus cálculos y sean coherentes en el discurso, revisen con acuciosidad la alternativa de fomentar el uso de cocinas de inducción.


Escrito por

César Gutiérrez

El año 1,956 correspondió al fin del llamado “ochenio”, el gobierno de ocho años, del General Manuel Odría y la vuelta a la democracia...


Publicado en