Vio y escuchó lo que otros no

¡INVERSIÓN CUÁNTO SE MIENTE A TU NOMBRE!

Publicado: 2021-04-06

Tomando una frase célebre de la guillotinada en 1793, Madame Roland, pronunciada en el cepo de la máquina de la muerte: “¡Oh Libertad!, ¡cuántos crímenes se cometen en tu nombre!”, hoy, en la guerra eléctrica peruana podemos citar: “inversión, cuanto se miente en tu nombre”.

Durante la revolución francesa se hacía creer a la ciudadanía que con la guillotina se hacía justicia, liquidando a los opositores; hoy, con la mentira, se quiere hacer creer a los consumidores de electricidad y gas natural (GN), que las inversiones se retraerán y los precios se incrementarán, cuando realmente lo que está ocurriendo es que, cuatro operadores se están resistiendo a perder las condiciones inequitativas con las cuales hicieron pingues utilidades.

En el sector electricidad, la inversión se garantiza con el precio al que han vendido su potencia y energía a las distribuidoras de electricidad, que es del orden de 63 dólares por megavatiohora (US$/MWH), aplicable a 7.6 millones de suministros, y no los 31 US$/MWH con el que han capturado a 1,442 personas jurídicas, que tienen acceso al mercado libre, utilizando energía malbarateada de terceros, porque podían influir en formar el precio vil de compra. Si fuera el bajo precio la realidad, les pregunto ¿por qué no venden así su propia producción? ¿por qué no les hacen a sus clientes contratos a 10 años en esas condiciones?

En cuanto al GN, tanto el transporte desde los yacimientos productores de la selva sur a Lima, así como la distribución en Lima Metropolitana, Callao y Lima provincias, la inversión se ha garantizado con una sobre contratación por parte de los generadores eléctricos, que en promedio bordea el 80% sobre el consumo real; que lo estamos pagando los 7.6 millones de titulares de suministros regulados.

Ha sido más cómodo que los consumidores paguemos los excesos, que se implemente un mercado secundario de GN. Solo así se explica que durante cerca de 11 años no se haya podido poner en práctica a pesar de estar normado.

Hoy que el Osinergmin en una prepublicación expresa su visión técnica de querer corregir las distorsiones, se pretende atemorizar con un despliegue mediático de hacer pasar a sus funcionarios y directivos por hordas caudinas. Nada que temer cuando la razón asiste.


Escrito por

César Gutiérrez

El año 1,956 correspondió al fin del llamado “ochenio”, el gobierno de ocho años, del General Manuel Odría y la vuelta a la democracia...


Publicado en