consume cannabis

LOS COLATERALES INSTITUCIONALES DEL VACUNAGATE

Escándalo mundial afectará seriamente prestigio del país

Publicado: 2021-02-23


Más allá de los nombres de los indebidamente beneficiados por la aplicación furtiva de las vacunas contra el Covid 19, y de los que aún faltan conocer, que son no menos de 526, dada la duplicidad de 13 nombres en la lista de 487 hecha pública; se han ocasionado grandes daños institucionales que no serán fácilmente reparables.

En primer término, está el gobierno del Perú. El festín no solo se ha dado en la gestión de Martín Vizcarra, sino también en la de Francisco Sagasti, que está quedando mundialmente como un mandatario despistado que no tiene el control del Estado. Para muestra; en el Ministerio de Salud, la Cancillería, y la entidad encargada de autorizar medicamentos, Digemid; sus capitostes han estado en la primera línea del mal uso del cargo. Se agrega que el mandatario haya hecho entrega de una lista de favorecidos con nombres duplicados, gobierno desprolijo.

También salen seriamente afectadas, las Universidades de San Marcos y Cayetano Heredia. La primera, con gran prestigio internacional, no solo por tener más de cuatro siglos de funcionamiento, sino por su calidad educativa. Por su parte, la segunda, a lo largo de los años se había ganado un espacio internacional en la investigación científica. No solo se ha tratado de faltas graves de los titulares de los ensayos clínicos de las vacunas, también han estado involucradas sus más altas autoridades, empezando por sus rectores. Más allá de la destitución de todos los responsables, la recuperación de su credibilidad será de largo aliento.

En el caso de la Cancillería, los responsables, que no tienen justificación alguna de su actitud, también dejan la suspicacia en su gestión como negociadores. Si no hay deslinde y sanción ejemplar, siempre estarán en el ojo de la tormenta y centro de la desconfianza.

En el sector salud, no solo está el Ministerio entre los afectados institucionalmente, sino las entidades sectoriales: 1) Digemid que, con la vacuna de su directora ejecutiva y gerente general, han sido la gota que derrama el vaso, pues hace mucho tiempo hay señalamientos sobre la gestión; 2) Instituto Nacional de Salud, por su tolerancia y silencio inexcusables, y 3) Susalud, ente fiscalizador del sector, del cual no hemos escuchado nada, su razón de existencia ya no tiene asidero.

En el caso del Colegio Médico, la vacuna de su vicedecano y la defensa inicial al responsable del tráfico de vacunas en la Universidad Particular Cayetano Heredia, Germán Málaga, mientras que cientos de miembros de la orden han fallecido; resta seriedad al gremio, cuyos afiliados tendrán que encargarse de la enmienda.

La Iglesia, no se ha quedado fuera del problema, el Nuncio Apostólico, ha sido parte de la lista de privilegiados, pésimo ejemplo, que será utilizado por los enemigos del catolicismo.

Finalmente, en un momento que el nuevo Ministro de Salud, Oscar Ugarte, hace un gesto de apertura para un trabajo conjunto Estado- sector privado, la iniciativa se empaña, cuando la propietaria y familiares del conocido laboratorio Suiza Lab, así como el gerente general y el gerente comercial; también han estado involucrados. La prédica del sector empresarial que no recibe privilegios y que trabaja con eficiencia, se pondrá en tela de juicio.

En la crítica por lo ocurrido se está mirando solo a las personas, que sin lugar a dudas merecen el señalamiento, pero se está dejando de ver la institucionalidad que es lo que observan los analistas de inversores y financistas internacionales. Hemos quedado muy mal parados, y aún falta mucho por conocer, que mal momento el que vivimos. Corresponde trabajo intenso para revertir la situación.


Escrito por

César Gutiérrez

El año 1,956 correspondió al fin del llamado “ochenio”, el gobierno de ocho años, del General Manuel Odría y la vuelta a la democracia...


Publicado en