consume cannabis

PALMICULTORES AÚN TIENEN LARGO CAMINO POR RECORRER

Mesura al entusiasmo ante medidas de Indecopi sobre biodiésel americano.

Publicado: 2021-01-22


Diciembre del 2020 fue un mes muy positivo para los palmicultores nacionales, en primer término, se promulgó la ley 31089, que sanciona la elusión de los derechos antidumping (DA) y compensatorios (DC) que impone la supervisora de la libre competencia, Indecopi, que en acto seguido publicó dos resoluciones prorrogando hasta el 2025, los DA y DC al biodiésel (B100) originario de los Estados Unidos (EE UU).

Estas medidas han llevado a sendos comunicados, difundido a través de los diarios, por parte de dos asociaciones que agrupan a palmicultores de las regiones de Loreto, Huánuco, San Martín y Ucayali; felicitando la decisión de Indecopi sobre el B100 americano. No es para menos, refuerza la posición de 48 mil trabajadores del sector.

Está bien reconocer la labor de la autoridad cuando actúa de manera independiente y firme ante temas controvertidos, que afectan a otros Estados y grupos empresariales dedicados al comercio internacional. Sin embargo, sugiero mesura al entusiasmo, el camino para ir consolidando la industria de la palma aceitera es largo, donde se van a encontrar con diversas dificultades de gran envergadura.

Quiero resaltar la actitud de la diplomacia, autoridades y sector empresarial americano; no ofrecieron resistencia alguna al proceso de ampliación de los DA y DC. Era una realidad indiscutible la política de subsidios que ha implementado el gobierno estadounidense y las prácticas de dumping de algunos exportadores en coordinación con traders internacionales.

Lo del producto americano fue un primer paso, pero hay en trámite el caso del B100 argentino, donde su Ministerio de Relaciones Exteriores, presidido por el político de larga trayectoria, Felipe Solá y la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), vienen librando una dura batalla en Indecopi para revertir los derechos que se le impusieron en el 2016 y que vencen este año. Pretenden que se suspendan, argumentando “cambio de circunstancias”.

Pero no sola esa una dificultad a librar, de hecho, la llegada de los demócratas al gobierno de EE UU, como ya se ha anunciado, desplegará una intensa campaña para el uso de energías renovables, que muchos se imaginan solamente amplios parques de aerogeneradores y de placas fotovoltaicas. No es solo eso, también está el caso del B100 y el Etanol, pues son muy conscientes del impacto de los gases de efecto invernadero producido por la combustión de la gasolina y el diésel en el parque automotor.

Va haber una gran avidez inversora en plantaciones agrícolas y plantas productoras de biocombustibles, que no solo pensarán en el mercado interno, sino en la exportación. Ocurrirá en EE UU, pero también en Malasia e Indonesia, donde los palmicultores irán en la dirección de incrementar producción mirando a la Unión Europea, que de hecho acompañará el despliegue ambientalista americano. Tenderá a incrementar la cuota de B100 en sus combustibles, pero a la vez intentarán bloquear el ingreso del producido de palma aceitera, para darle paso al de Colza que se produce en esas latitudes.

Los entusiastas dirán, que los DA y DC al B100 americano, nos tendrán a buen recaudo, lamentablemente no es así. Las cifras son elocuentes, si bien es cierto que la participación del B100 local llegó en el 2019 hasta el 27.9% de la demanda, la importación de B100 en mezcla con Diésel 2, se ha venido incrementando exponencialmente, 263% en el período 2016-2019, actividad cuya fiscalización no es tan fácil de realizar.

Lo que veo en el futuro inmediato es, vocación para más importación de B100 de Malasia e Indonesia y de mezclas que incluyan producto subsidiado; reto grande para Indecopi.


Escrito por

César Gutiérrez

El año 1,956 correspondió al fin del llamado “ochenio”, el gobierno de ocho años, del General Manuel Odría y la vuelta a la democracia...


Publicado en