el blindaje continúa en el Congreso

Indispensable división del Ministerio de Energía y Minas

Publicado: 2018-10-30


Se ha convertido en una constante en los últimos 10 años, el descontento del sector empresarial de los ministros que han ocupado la cartera de energía y minas. En este período, han desfilado por el despacho de la Avenida las Artes, del distrito de San Borja, nueve capitostes; sin que ninguno haya dejado satisfecho a los agentes económicos. 

La queja ha ido por la profesión y ocupación que venían desarrollando antes de ocupar el cargo. Hemos visto: ingenieros electricistas, de minas, de petróleo; economistas y abogados. Algunos dedicados al rubro electricidad, otros al petróleo y gas y solo dos al sector minero.

La cartera es sumamente difícil de manejar, la legislación de los sectores electricidad, petróleo y gas, no solo ha sido prolífica en los últimos 28 años, sino también altamente especializada. Encontrar un profesional que entienda a estos dos subsectores del sector energía, no es nada fácil de conseguir; peor aún, si le agregamos el sector minero.

Si se observa por los montos de inversión, es clarísima la urgencia de la celeridad de las decisiones que haya que tomar, que solo puede liderarlas un ministro que conozca el sector con toda su problemática. La minería representa el 22% del saldo de inversión extranjera directa (IED), ocupando el primer lugar, mientras que energía incluyendo gas y petróleo, representa 16% de la IED, ocupando un cuarto lugar, antecedido por comunicaciones y finanzas que representan el 21% y 18% respectivamente. Si consideramos el consolidado de minería y energía, estamos hablando del 38% del saldo de IED, que representa 9,800 millones de dólares, correspondiendo las cifras al cierre del año 2017.

Los argumentos son más que elocuentes para decidir por una escisión en dos, de la cartera de energía y minas, cada una con su especialidad respectiva. Mientras tanto, las gestiones serán más de lo mismo, improductivas en todos los ámbitos, pues los ministros ingresan a aprender el sector que no conocen cuando ocupan el cargo.

Si evaluamos lo que han permanecido los titulares en el puesto, tenemos que antes de este gobierno, estuvieron entre 1 y 3 años. En la era del PPKausismo, la permanencia ha sido entre 3 meses y 1 año. Ponerse a aprender en tan corto tiempo es un imposible.


Escrito por

César Gutiérrez

El año 1,956 correspondió al fin del llamado “ochenio”, el gobierno de ocho años, del General Manuel Odría y la vuelta a la democracia...


Publicado en