desde este momento, no más hermanitos

Preocupación por energías renovables deben incluir combustibles

Publicado: 2018-08-21

Cuando de hablar sobre el efecto de los gases de efecto invernadero (GEI), cambio climático y agotamiento de recursos energéticos no renovables, se trata, inmediatamente las miradas se dirigen a la generación de energía eléctrica en base a gas natural o de petróleo diesel; nada se menciona sobre el impacto que produce el combustible utilizado principalmente en el transporte vehicular y en industria para generar calor en los procesos que lo requieren. 

Las cifras oficiales de la utilización de energía por el consumidor final, están consignadas en el Plan Energético Nacional 2014-2025, publicado por el Ministerio de Energía y Minas (MEM); donde se indica que la expectativa es que al 2025, la electricidad represente el 18% del total y los combustibles usados en transporte, industria, comercio y en domicilios, sea el 82%.

Es clarísimo que la principal origen de los GEI no está en la electricidad, donde podemos discutir sobre el porcentaje de participación de la generación en base a recursos energéticos renovables no convencionales (RER) en el consumo nacional, establecido hoy en 5%, que si se llegase al 15%, como se menciona en algunas declaraciones del titular del MEM; estaríamos con un participación de renovables del 2.7% de la demanda de consumidor final.

De las cifras mostradas, es clarísimo que hay que profundizar el reemplazo de combustibles en el sector no eléctrico, donde el petróleo diesel y las gasolinas, representan el 23% del consumo, de altísimo impacto en el medio ambiente y en el uso de reservas de petróleo nacional que experimentan una declinación acelerada.

Si bien es cierto que se comienza a pregonar con entusiasmo el uso de vehículos de transporte eléctrico, todavía hay que ser cautelosos en la fecha en que estas unidades ingresen al mercado para empezar a reemplazar a las que utilizan combustibles fósiles. Tres son las incógnitas sobre el particular: precio competitivo, capacidad de producción y adecuación en la legislación local para tener estaciones de recarga. Mientras tanto, usemos las herramientas que tenemos a la mano, mayor utilización de biodiesel y etanol, que más allá de los temas medios ambientales; bien conducidos, generan inclusión social en zonas rurales.


Escrito por

César Gutiérrez

El año 1,956 correspondió al fin del llamado “ochenio”, el gobierno de ocho años, del General Manuel Odría y la vuelta a la democracia...


Publicado en